Padre e hija perdieron la vida en busca del sueño Americano.

La impactante foto de un padre y su hija sin vida a orillas del Río Bravo ha dado ya la vuelta al mundo. Esta imagen es símbolo del drama migratorio centroamericano.

Una foto de un padre ahogado y su hija de casi dos años en la frontera entre Estados Unidos y México apareció en los medios de comunicación este lunes (24.6.2019). Ambos murieron tratando de cruzar el río Bravo que divide a ambos países.

La imagen, que muestra a la niña aún aferrada a su padre boca abajo en el agua y compartiendo una camiseta, fue tomada por la periodista Julia Le Duc y publicada por el periódico mexicano «La Jornada”. Esta imagen ha servido para llamar la atención sobre los grandes riesgos a los que se enfrentan los migrantes durante su peligroso recorrido a Estados Unidos.
Las autoridades encontraron el lunes los cuerpos ya sin vida de Óscar Ramírez, de 25 años, y su hija Valeria, después de 12 horas de búsqueda. La madre, Tania Vanessa Ávalos, que intentó también cruzar el río y sobrevivió, contó la trágica historia a las autoridades y medios de comunicación.

«La Jornada” informó que la familia había estado en México durante dos meses con una visa humanitaria, que habían obtenido en la frontera con Guatemala. El domingo fueron a la ciudad mexicana de Matamoros, que limita con la ciudad estadounidense de Brownsville, en la parte más oriental de la frontera.

Como la oficina de la frontera mexicana cierra los domingos, la familia se dirigió a pie por el río hasta llegar a un punto en el que intentaron cruzar. La frustración por la incapacidad de procesar su caso familiar parece haber motivado al padre a intentar cruzar el río.
Ramírez nadó hacia la orilla estadounidense con la intención de dejar allí a su hija y traer a nado a su esposa desde la otra orilla. Pero la niña saltó o se cayó al agua y el padre tuvo que regresar para mantenerla sobre la superficie, pero una corriente se los llevó y desaparecieron.

El sueño americano

Rosa Ramírez, la madre del fallecido, dijo al diario salvadoreño «El Diario de Hoy” que había rogado a su hijo y familia que no se fueran, pero no fue capaz de que ellos «abandonaran sus esperanzas de alcanzar su sueño americano».


La hermana del fallecido, Wendy Ramírez, dijo a «El Diario de Hoy” que su hermano estaba ansioso por el caso de asilo. Es por eso que estaban «asustados» por la situación de los migrantes que se estaba desarrollando por la presión de Trump. Días antes, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, había anunciado un plan de deportaciones masivas, que detuvo durante dos semanas, mientras negociaba con los demócratas el futuro de las políticas de asilo. Desde que fuera elegido como presidente, Trump se ha centrado en frenar la migración a Estados Unidos. La Casa Blanca no ha hecho declaraciones sobre el caso específico de la familia salvadoreña, pero el martes, Trump culpó a los demócratas por querer «abrir fronteras» y dijo que acudían en masa a Estados Unidos debido a su buena economía.

El Salvador se lamenta

El presidente salvadoreño, Nayib Bukele, expresó su pesar por las muertes, quien ya inició los procedimientos para repatriar a los cuerpos. «Algún día queremos terminar de construir un país donde migrar sea una opción, no una obligación», dijo Bukele en un comunicado. Además, reconoció que la pobreza, la falta de oportunidades, la desigualdad y el deseo de reunirse con las familias eran factores que impulsaban a muchos salvadoreños al migrar hacia el norte.

En una conferencia de prensa, la Ministra de Relaciones Exteriores, Alexandra Hill, hizo un llamado a los medios de comunicación locales para destacar los riesgos de emigrar. «Les imploro que no expongan a sus hijos ni a ustedes mismos a este riesgo». Además informó de que su país está trabajando conjuntamente con Estados Unidos y México para solventar la crisis migratoria.

Comenta esta publicación:

comentarios:

También te podría gustar...

error: Content is protected !!