Corte Suprema de Justicia emite orden de captura contra alias Jesús Santrich.

Luego de que el exjefe guerrillero faltara a la cita que tenía con la Sala de Instrucción de la Corte Suprema de Justicia en medio del proceso que le sigue por narcotráfico, el alto tribunal ordenó su captura para que comparezca al proceso.

«Pese a que en un primer escenario el señor Hernández Solarte atendió las citaciones de las diferentes autoridades judiciales y en virtud de ello se le privilegio su derecho fundamental a la libertad, ahora, considerando las nuevas circunstancias, se resolvió dictar orden de captura con fines de indagatoria», precisó la Corte este martes.

El alto tribunal agregó que la orden de captura será remitida a la oficina central de Interpol para activar el trámite de publicación de circular roja, la cual significa que podría ser capturado en cualquiera de los países donde funciona este organismo.

Santrich estaba citado este martes 9 de julio para rendir indagatoria en el proceso que lleva la Corte, luego de que esta reiterara que, como congresista y aforado, el organismo que debía investigarlo era el alto tribunal y no la justicia ordinaria.

La Procuraduría había pedido al alto tribunal ordenar la captura de Santrich mientras que su defensa solicitó que se reprogramara la indagatoria.

Tras la decisión de este martes de ordenar su captura, Santrich, de quien se perdió el rastro desde la madrugada del domingo 30 de junio, se convierte en un prófugo de la justicia.

Ese domingo 30 de junio, Santrich abandonó el espacio territorial de reincorporación de Tierra Grata, en el corregimiento de San José de Oriente, en La Paz, Cesar, dejando atrás su esquema de seguridad.

Sobre su paradero se ha dicho que podría haber salido del país y refugiarse en Venezuela, que se habría vinculado a disidencias de las Farc e incluso que estaría buscando asilo político en un país de la región, pero ninguna de las hipótesis ha sido confirmada oficialmente.

El exguerrillero, investigado por la corte por concierto para delinquir agravado y fabricación, tráfico o porte de estupefacientes, había recuperado su libertad en el pasado mes de mayo, primero por orden de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) que decidió no extraditarlo, como lo pedía Estados Unidos, al no tener pruebas suficientes de su presunta conducta ilícita.

No obstante, el 17 de mayo pasado, a su salida de la cárcel La Picota, en donde estuvo recluido desde abril del 2018, la Fiscalía recapturó a Santrich con base en nuevas evidencias, según informó en su momento el ente acusador.

Pero la Fiscalía no alcanzó ni a imputarle cargos puesto que, tras una decisión del Consejo de Estado, que confirmó que el exguerrillero conservaba su investidura de congresista, la Corte Suprema ordenó su libertad puesto que no era la justicia ordinaria la que debía llevar el caso sino ese alto tribunal, que investiga y juzga a los aforados.

Comenta esta publicación:

comentarios:

También te podría gustar...

error: Content is protected !!