Con las leyes de la relatividad general y lo que se conoce de la física de las estrellas este fenómeno es imposible de explicar o bien hay que cambiar la teoría de evolución estelar.

Una impactante noticia se dio a conocer hoy y tiene que ver con nuestro espacio. Dos detectores separados por miles de kilómetros captaron la misma señal que corresponde a la fuente de ondas gravitacionales más potente jamás observada.

Tal como informa El País, la señal fue captada el 21 de mayo del año pasado y duró apenas una décima de segundo. Tras más de un año de estudio, el patrón que esta característica vibración produjo en los haces de luz láser de los detectores LIGO, en EE UU, y Virgo, en Italia, ha permitido reconstruir cómo se produjo este fenómeno.

De acuerdo a lo que se explica hoy, la onda viene de la fusión de dos agujeros negros y sería la mayor captada hasta la fecha. El choque se produjo hace unos 7.000 millones de años, antes que la formación del sistema solar y la Tierra, cuando un agujero negro con una masa 85 veces superior a la de nuestro Sol chocó con otro equivalente a unas 66 estrellas solares.

Con las leyes de la relatividad general y lo que se conoce de la física de las estrellas este fenómeno es imposible de explicar: o bien hay que cambiar la teoría de evolución estelar o bien los agujeros negros involucrados tienen un origen desconocido y aún misterioso.

error: Content is protected !!