El felino cayó en una trampa puesta por cazadores en noviembre del año pasado. Pese a que el daño en su pata trasera izquierda fue importante, el proceso de sanación se desarrolló con éxito y culminó con su liberación en la Reserva Forestal Protectora Nacional Anchicayá. En la jornada también se liberó a un perro de monte. 

Foto: CVC

Una hembra adulta de ocelote (Leopardus pardalis) fue liberada la semana pasada por técnicos de la CVC e integrantes de la comunidad de El Danubio, en Dagua, tras la estancia del animal en el Centro de Atención y Valoración de Fauna Silvestre, CAV, de la CVC.

El felino fue hallado en dicha zona por la misma comunidad en una trampa lazo y fue entregado a funcionarios de la Corporación, que detallaron un sangrado en su miembro posterior izquierdo. De esta manera, la hembra de ocelote fue ingresada al CAV para valoración inmediata.

Según el reporte clínico, el animal fue recibido el 3 de noviembre de 2019 con “un peso de 9.700 gramos, evidencia de edema en miembro posterior izquierdo desde tibia distal hacia plantar y dos aguijones de abeja en el dorso.

Asimismo, su condición corporal, unida al bajo peso, mostró que estaba por debajo de los parámetros para la especie, según la edad y talla. 

Tras el tratamiento, para finales de diciembre de 2019 la inflamación del miembro cedió completamente y se realizaron pruebas de leptospira y toxoplasma que arrojaron resultados negativos, como parte del protocolo al que ese somete a un animal que puede ser liberado.

Tras sesiones de rehabilitación física en un recinto con sustrato vegetal, plataformas y múltiples refugios, se evidenció un comportamiento tranquilo, pero de evasión hacia los cuidadores, lo que demostró que el felino tenía altas probabilidades de ser regresado al medio silvestre, pues no mostró una filiación hacia los humanos que lo hicieran perder los aprendizajes básicos instintivos para vivir en su hábitat por sí mismo.

Finalmente, los expertos de la CVC determinaron realizar el proceso de liberación y fue la misma comunidad que lo halló la que apoyó en todo el recorrido y el transporte del guacal donde estaba el animal, en medio de una zona de bosque húmedo de muy difícil acceso.

«La comunidad fue fundamental para que este animal continuara con vida, pues lo hallaron y coordinaron todo el proceso de entrega en medio de esta emergencia sanitaria, junto con la Alcaldía de Dagua, para que nuestros técnicos lo trasladaran sin inconvenientes al CAV.

Esto demuestra la alta conciencia de los pobladores de El Danubio y el compromiso en el manejo de la relación dada entre productividad y los recursos naturales. Agradecemos también su apoyo en la logística para trasladar de nuevo al ocelote a la libertad, pues fueron ellos mismos quienes cargaron el pesado guacal en medio de una zona altamente boscosa», expresó Gustavo Trujillo, biólogo de la CVC.


El dato

El ocelote es un felino de talla media que está presente desde México hasta Argentina, en ecosistemas por debajo de los 1.200 msnm, sin embargo, en Colombia puede ser hallado hasta los 2.000 msnm, inclusive, en zonas de páramo. Es el tercer felino más grande de Colombia después del jaguar y el puma; su piel es amarilla con puntos y rosetas negras, y vientre blanco. Se puede reconocer fácilmente por sus rayas en el cuello y su cola corta, que apenas toca el suelo.

Los pelos dorsales del cuello están en dirección anterior, contrario al resto del pelaje del cuerpo. Su color de fondo (amarillo) puede variar entre habano y naranja. 

Es una especie de tigrillo de hábitos solitarios, terrestres y principalmente nocturno, alimentándose de cualquier animal que pueda acechar, atrapar y matar; prefiere roedores pequeños y medianos, además de aves, lagartos y culebras.

Fuente: CVC

error: Content is protected !!