“Mat lo tiró hace semanas y luego lo encontramos adentro, en un banco de madera. Está bien… así que nos extrañamos y la envolvimos herméticamente en su propia bolsa de basura y pusimos esa bolsa de basura DENTRO de otra bolsa y la pusimos en el fondo de nuestro basurero, debajo de un montón de otras cosas. Ese día recogieron la basura”, explicó Emily Madonia mediante una publicación de Facebook el jueves 9 de enero.

A pesar de ese minucioso plan para deshacerse de la muñeca, esta reapareció en el patio de la casa luego de que ellos salieron de la ciudad por unos días, explica el diario The New York Post.

Emily dice que está segura de que se trata de la misma Elsa que ellos botaron dos veces a la basura porque está tiene unas rayas que su hija le hizo con un marcador rojo, indica el mismo medio.

Luego, como último recurso, esta familia estadounidense decidió enviar la muñeca dentro de una caja al estado de Minnesota, donde un amigo, sin dirección de retorno. Sin embargo, cuenta la mujer, Elsa supuestamente se río durante 30 segundos cuando la iba a empacar, detalla ese rotativo.

“O la muñeca está embrujada o algún psicópata loco sacó la muñeca de la basura e irrumpió en mi casa / propiedad varias veces”, añadió Emily Madonia en su Facebook.

Este espeluznante hecho hizo que su historia se hiciera viral y que muchos llegaran a su cuenta en esa red social para hacerle preguntas o decirle que estaba loca, por lo que decidió ponerlo privado y que nadie que no sea su amigo pueda comentarle.

Han sido un par de días entretenidos, pero también se salió de control. Estoy ansiosa por compartir algunas publicaciones no relacionadas con muñecas tan pronto como el humo desaparezca.

Hacer pública esta publicación hizo que recibiera muchas preguntas, expresó la mujer este miércoles.