La iniciativa, que surgió de una ONG, apoyada por la alcaldía local, protege la identidad de quien deje un recién nacido allí; comienza a operar en octubre.

“El nido para bebés tiene por objetivo permitirles a las madres desesperadas dejar a sus bebés en un sitio que no es solo seguro y acogedor, sino supervisado”, reza un comunicado de la entidad sin ánimo de lucro Corvia, citado por The Brussels Times.

El buzón fue creado por esta entidad en 2017, pero el entonces alcalde de la capital belga, Pierre Muylle, no autorizó su apertura con el argumento, según el medio, de que un sitio así alentaría a más madres a abandonar a sus hijos recién nacidos.

Por su parte, el portal Cultura Colectiva señala que el inicio de esta iniciativa se da luego de que la ONG en cuestión iniciara un litigio contra la alcaldía de la ciudad para que reversara la decisión con el argumento de que no se trata de incitar el abandono de neonatos, sino darles opciones a padres que por alguna razón no los puedan cuidar.

error: Content is protected !!