Hasta febrero quedo aplazado el fallo del caso colmenares.

Jueza 11 de conocimiento de la capital se abstuvo de dar el sentido de la sentencia este miércoles y prefirió postergar su decisión para el próximo año.

La jueza 11 de conocimiento de la capital, Paula Astrid Jiménez, se abstuvo de dar este miércoles el sentido de fallo contra Laura Moreno y Jessy Quintero por el caso Colmenares y prefirió postergar la decisión de «una sentencia larga» para el 20, 21 y 22 de febrero de 2017.

Al término de las réplicas de los alegatos de conclusión, en que intervinieron la Fiscalía y la defensa de las dos acusadas durante más de seis horas, la togada determinó: «hemos terminado, y la ley dice que puedo suspender por dos horas y dar el sentido de fallo, pero eso es en casos sencillos y este es un caso amplio». Además, se justificó Jiménez, «la Fiscalía defiende que no varió la acusación y la defensa dice que sí la varió, lo que implica un nuevo análisis y por ello en este momento no puedo resolver».

Debido a lo anterior, indicó: «vamos a suspender y fijamos el 20, 21 y 22 de febrero para hacer de una vez la lectura del fallo» y advirtió que «la sentencia va a ser larga». En medio de la última audiencia de alegatos finales, Jaime Granados, defensor de Moreno, criticó: «la Fiscalía está obligada a formular su teoría del caso de acuerdo a la acusación. Y no lo hizo: la varió».

Señaló además que el ente acusador no habría probado sus hipótesis en el proceso: «¿cuál es la prueba de la Fiscalía para refutar que Laura y Jesy hayan acompañado a Luis Andrés a comerse un perro? La Fiscalía no probó que Laura mintiera cuando dijo que Colmenares cayó al canal. Y lo de que Colmenares no cayó al caño sino que lo golpearon, sin duda es una hipótesis, pero no fue probado por la Fiscalía». Frente a los señalamientos del ente investigador, sobre que el agua del caño, de acuerdo a lo que refirieron los testigos la madrugada de los hechos, llegaba hasta los tobillos y que los peritos establecieron que ese caudal no pudo arrastrar a la víctima, contestó Granados que «el agua del caño ya había bajado cuando llegaron la Policía y los bomberos».

Y sentenció: «este caso son afirmaciones no demostradas de la Fiscalía versus pruebas contundentes de la defensa». A su vez, Jesús Yepes, defensor de Quintero, aseveró que «la desgracia de este proceso es que la exhumación la haya hecho Máximo Duque». En este sentido, precisó el abogado que Duque, «al hacer la exhumación, destruyó la evidencia del cuerpo de Colmenares. Y nuestro perito, Miguel Botella, así lo demostró».

Agregó que, en consonancia a la tesis que sostiene la defensa, que «el doctor Botella explicó que las fracturas en el cadáver de Colmenares son compatibles con una caída de altura».

Comenta esta publicación:

comentarios:

También te podría gustar...

error: Content is protected !!