Teniendo en cuenta que estos animales de la fauna silvestre, son alimentados por comunidad del sector y que en este momento por la situación de cuarentena es complejo movilizarse, la Corporación tomó la decisión de reubicarlos en un hábitat que les permita obtener su alimento.


 

Foto CVC

Teniendo en cuenta el trabajo que viene adelantando la CVC por estos días de cuarentena frente al cuidado y protección de fauna silvestre y ante el llamado de la comunidad, en actividad conjunta con la Policía Ambiental, la Alcaldía de Palmira y un grupo de veterinarios y biólogos del Centro de Atención y Valoración de Fauna Silvestre San Emigdio propiedad de la CVC, esta mañana se realizó en el Parque Obrero de esta localidad la reubicación de 16 iguanas (Iguana iguana). 


 
Buscando preservar la vida de estos individuos y garantizarles su alimento y óptimas condiciones, con ayuda de un equipo especializado para manipularlas, se logró capturar a un pequeño número de estos individuos.
 
Es importante aclarar a la comunidad que esta decisión se tomó buscando el bienestar adecuado para estos animales que por ser reptiles requieren unas condiciones de alimentación y de hábitat manifestó Miller Galvis, biólogo del Centro de Atención y Valoración de Fauna Silvestre San Emigdio. 

Foto: CVC


 
Adicionalmente, ante la   situación de cuarentena por la que atraviesa el país, ha propiciado que muchas de las especies de fauna transiten por las vías y sean atropelladas. Para el caso de las iguanas que son un símbolo emblemático en el Parque Obrero, son alimentadas por personas que en este momento no pueden desplazarse fácilmente ni cuentan con recursos para abastecerlas. El objetivo fue mermar la población de iguanas existente para que se disminuya la competencia por la alimentación que logran en el lugar. 
 
De igual manera, al momento del proceso de recogida de estos individuos se realizó una valoración previa encontrando que en la gran mayoría son individuos entre los dos y tres años de edad y algunos son bebés, con bajo peso y daños a nivel de piel lo que indica que posiblemente la alimentación que reciben no es suficiente ni la adecuada.
 
El biólogo Galvis agregó además que, aunque las personas las alimentan y ellas bajan e interactúan con los visitantes al parque, son una especie de la fauna silvestre y como fauna silvestre tienen sus riesgos al manipularlos y pueden ser afectados y heridos. 


 
Los individuos recogidos fueron llevados al Centro de Atención de Fauna de la CVC donde profesionales expertos los evaluarán para verificar su estado, los que se encuentren óptimamente serán liberados en un hábitat especial para ellos y los otros serán dejados bajo cuarentena en monitoreo permanente y una vez cumplan este proceso serán liberados. 

La CVC continuará atendiendo las emergencias de fauna silvestre que se puedan presentar en cuarentena y recuerda que los animales de la fauna silvestre no son mascotas.

error: Content is protected !!