Ladrones profanan tumba para robar cadena y dientes de oro del difunto.

Cuando el cuerpo de Félix Antonio Castillo Granados estaba siendo velado en su vivienda del municipio de Santo Tomás, en el oriente del Atlántico, llevaba una cadena de oro que causó aparentemente interés en alguno de los asistentes al último adiós que le ofrecían sus familiares, ya que horas después su tumba resultó profanada.

Esta fue la versión entregada por la familia a las autoridades, luego de conocerse que el ataúd se encontraba a la intemperie dentro del cementerio porque su tumba fue violentada al parecer por sujetos que iban detrás de la joya, sin saber que antes de ser sepultado, al cuerpo le habían retirado la cadena y la protesis dental.

Comenta esta publicación:

comentarios:

También te podría gustar...

error: Content is protected !!