Las tortugas no son mascotas: C.V.C.

¿Sabías que el caparazón de este reptil protege su columna? Tiene 50 huesos, no tiene cuerdas vocales y existe desde hace más de 100 millones de años. En el Día Mundial de las Tortugas presetamos información importante sobre esta especie.

¿Las tortugas pueden ser mascotas? Esta es una pregunta que frecuentemente hacen las personas a profesionales de la CVC y la respuesta es que son fauna silvestre, no animales domésticos.

Y es que, según la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca, la tortuga es una de las especies con mayores entregas voluntarias y decomisos, principalmente por el tráfico ilegal, el consumo de su carne y huevos, así como el uso de su caparazón para la elaboración de decoraciones. Es alta la tenencia de ellas como mascotas, sumada a la destrucción de los fragmentos de espejos de agua necesarios para su etapa reproductiva.

Según expertos, en Colombia existen 32 especies de tortugas (cinco especies marinas y 27 continentales) y la tenencia como mascota, de cualquiera de éstas, podría llevar entre tres y nueve años de prisión. El Código Nacional de Policía establece que comercializar, almacenar, poseer o tener especies de flora o fauna conlleva a una multa tipo cuatro, es decir, $833.324.

«Muchas personas creen erróneamente que pueden tener tortugas como mascotas, por su comportamiento no agresivo y no requerir mucha atención, pero la realidad es que los resultados no son buenos, pues muchas terminan muriendo enfermas por su alimentación, pisadas por autos o mordidas por perros», puntualizó Maricel Peña Riaza, profesional especializada de las CVC.

En el mejor de los casos, las tortugas llegan a vivir diez años en cautiverio cuando, de otra manera, podrían haber vivido, al menos, cuarenta. Según lo expresado por profesionales de la Universidad Nacional, tienen en su flora intestinal la bacteria salmonela -como la gran mayoría de reptiles-, sin embargo, para ellas es normal, no siendo así para los humanos.

La ultima visitante en el hogar de paso de la Dirección Ambiental Regional Centro Sur de la CVC, en Buga, fue una tortuga bache o mordedora, entregada voluntariamente por un ciudadano.

Luego de una primera valoración veterinaria, el reptil inició su proceso de rehabilitación en el Centro de Atención y Valoración de Fauna Silvestre San Emigdio de la CVC, ubicado en el municipio de Palmira, lugar donde han llegado tortugas con heridas o malformaciones en el caparazón, enfermedades respiratorias y estomacales, mordeduras de otros animales y problemas oculares. Entre las más comunes de encontrar en hogares están las morrocoy, baches e hicoteas.

La fauna silvestre debe permanecer en su hábitat, porque cumplen funciones importantes que permiten el equilibrio de los ecosistemas. Su extracción como mascota contribuye con la disminución de sus poblaciones, lo que puede conllevar a riesgo de extinción y, en general, destruir las interacciones que tienen con otros organismos, causando la pérdida de biodiversidad, y afectación a la salud de los ecosistemas. Todas las contribuciones que la naturaleza aporta dan sostenibilidad, bienestar y calidad de vida a los humanos.

También te podría gustar...

error: Este contenido esta protegido por Canal Guacari, te invitamos a compartir el enlace !!