Luego de cerca de dos horas de reunión se levantó la mesa de concertación del salario mínimo. Los empresarios y representantes de los trabajadores no lograron llegar a un acuerdo, debido a las distancias entre sus peticiones. Mientras los empresarios proponen el 5% de aumento, las centrales obreras no se movieron del 8,11%.

El presidente de la CUT también aseguró que por el momento no habrá más mesas de concertación, y que es probable que se den otras reuniones o charlas bilaterales, pero aclaró que dentro de sus planes no tienen contemplado modificar la cifra de 8,11%.

La ministra de Trabajo, Alicia Arango, explicó que los empresarios “no han encontrado la manera de entrar a negociar” por la posición de las centrales y que evidentemente la concertación es la mejor manera de llegar a un acuerdo porque “el Gobierno no quisiera sacar un decreto”. “La ministra está muy comprometida con la posición de ellos(empresarios)”, indicó Orjuela.

Al término de la reunión, la jefe de la cartera de Trabajo hizo una invitación a los empresarios y trabajadores para que se sienten nuevamente a explorar una salida, y mencionó que aunque el Gobierno propone un 5,2% están dispuestos a hablar.

Mientras los representantes de los trabajadores insisten en que hay que incrementar los salarios para incentivar el consumo de los hogares y dinamizar la demanda de la economía, instituciones como ANIF habían recomendado que el incremento salarial no debería superar el 4,5% para 2020. Esto considerando los resultados de inflación y productividad, por lo que un escenario ideal para ANIF es que el salario mínimo pase de $828.116 actual a $865.381 sin el subsidio de transporte, que es de $97.032.

Bajo esta perspectiva cada vez es más probable que el aumento del salario mínimo para el 2020 tenga que ser fijado por decreto, hecho que pone en una posición complicada al Gobierno de Duque, ya que no pasa por su mejor momento en términos de popularidad.

Si bien la ministra aseguró que de llegarse a dar por decreto, el aumento será superior a la inflación. La cifra concreta aún es un misterio, y aunque no es claro cuándo habrá humo blanco al respecto, lo cierto es que cerca de 2 millones de colombianos que ganan el salario mínimo siguen a la espera de la decisión.

error: Content is protected !!