Esta vez, la joven de 26 años cayó en el barrio Villa Sevilla de Soledad, Atlántico, menos de 48 horas después de su salida irregular de prisión, reseña Zona Cero.

Lopera es una vieja conocida de las autoridades: en octubre de 2015, fue detenida por porte de estupefacientes, estrenando su historial judicial.